martes, 3 de septiembre de 2013

¿Por qué envejecemos? una reseña de "No Envejezcas", un documental de la BBC

¿Por qué envejecemos? Desde siempre el ser humano ha soñado con un elixir para la juventud eterna. Envejecemos, técnicamente, todo el tiempo. A medida que nos hacemos mayores nuestro cuerpo simplemente no puede hacer lo que hacía antes. Más o menos todos vemos qué es es envejecer o "crecer", pero ¿Cómo funciona el envejecimiento exactamente?

Además de los procesos físicos y químicos, nos sorprendemos del increíble poder de la mente sobre la salud y por lo tanto, sobre el envejecimiento. Entendiendo los detalles del "mecanismo" tal vez podríamos alterar ese proceso y permanecer más tiempo jóvenes. Pero actualmente no hay común acuerdo de cuál es la razón principal del envejecimiento, por el contrario hay distintos modelos explicativos que tratan de desentrañar el misterio. El documental de la BBC "No Envejezcas" (Don`t Grow Old) trata de mostrar el estado actual de las investigaciones:


documental tendencias vejez y envejecimiento
Documental de la BBC "No envejezcas". Se puede ver en Youtube

¿Cuál será el remedio contra el envejecimiento? ¿será un medicamento? ¿Acaso una crema rejuvenecedora? ¿una dieta especial? ¿poco alimento? ¿el pensamiento positivo? o tal vez ¿todo está en los genes? A continuación las principales líneas de investigación y perspectivas:


1. Restricción calórica:


Entre todas las variables, el alimento es a la que más importancia damos. Por ejemplo, se sabe desde hace 80 años que si se reduce la dieta calorica a la mitad, en el caso de ratones, éstos viven hasta un 30% más. Se cree que la razón de este aumento es que ciertos genes se activan cuando el cuerpo se encuentra en una situación cercana al hambre, previniendo así una serie de enfermedades.

En el caso de los seres humanos aún no se ha seguido y documentado satisfactoriamente una dieta tan estricta durante toda una vida. Pero tal vez esto va a cambiar. La universidad de Washington dirige actualmente un estudio sobre una pareja que durante 16 años ha restringido su dieta calórica. Sus niveles de colesterol y otros indicadores revelan una excelente salud.

2. Resveratrol: 


El investigador David Synclair ha investigado los beneficios de la reducción calórica, pero sin persistir, personalmente, en rigurosas dietas. Su estudio ha empezado con un organismo relativamente sencillo de solo 6,000 genes, la levadura (yeast). Las células de levadura viven más o menos una semana, pero después de años de investigación el profesor David Synclair identificó algunos genes (CR2) relacionados directamente con la longevidad. Añadiendo una copia adicional de estos genes, logró incrementar la logevidad de la levadura hasta un 30%. Sin estos genes, la restricción calórica no funcionaba, por lo cual demostró su relación.

El siguiente paso de David fue llegar a crear un fármaco que imitara la acción de la restricción calórica y activara este "gen de la longevidad". Luego de mucha investigación David encontró una molécula llamada Resveretrol, la cual, al entrar en un ser viviente, disminuye su proceso de envejecimiento. Aunque aún no hay suficientes pruebas en seres humanos y David vendió su empresa a GlaxoSK, él y su familia toman bajo su propia responsabilidad Resveratrol.

3. Antioxidantes:


Los antioxidantes son tal vez los más famosos de todos. El investigador Arlan Richardson es uno de los que más ha estudiado el efecto de los antioxidantes en el proceso de envejecimiento. La creencia en el poder "rejuvenecedor" de los antioxidantes yace en una teoría que da importancia a un fenómeno llamado "estrés oxidante" (oxidative stress). La base de esta teoría fue establecida en los años 50 bajo el principio de que los animales con un ritmo cardiaco más alto consumen más oxígeno y por lo tanto mueren más pronto. Aunque esta teoría no fue totalmente probada, no fue suficiente para impedir el nacimiento y ascenso de la industria de los antioxidantes. La comunidad científica no cree que la frecuencia cardiaca o los latidos del corazón sean determinantes, pero el oxígeno sigue estando en el foco de las investigaciones.

Los seres vivos necesitamos oxígeno, básicamente, para generar energía y vivir. Entonces, cuando tomamos el oxígeno dentro y lo "quemamos" no solamente tenemos energía, sino también "radicales" o estrés oxidante.

Arlan Richardson ha estudiado este proceso en ratones con diferentes resistencias al estrés oxidante, pero al final de uno de sus experimentos comprobó que el estrés oxidante no determinaba la longevidad de los animales... aunque él esperaba comprobar la teoría del estrés oxidante, hizo lo contrario. También la investigadora de la Universidad de Texas Rochelle Buffenstein trabajó con ratas topo lampiñas (naked mole rat), un animal de 30 gr similar al ratón pero con una expectativa de vida hasta 10 veces más que la del ratón. Buffenstein comprobó que aún con altos niveles de estrés oxidante, sus animales vivían lo normal. Lo descubierto por estos dos investigadores es muy interesante y crea una grave grieta a la industria multimillonaria de los antioxidantes, por lo cual muchos no están dispuestos a aceptar estas conclusiones. La teoría necesita ser reformulada.

4. Telómeros:


El investigador Bill Andrews es un científico que desde niño ha tenido la misión de "curar" el envejecimiento. Su trabajo se ha concentrado en descubrir "el reloj interno" que determina el envejecimiento. Sorprendentemente, Andrews ha encontrado en los telómeros un factor de suma importancia en este proceso. Los telómeros están en la punta de los cromosomas, y cada vez que las células se dividen (para regenerarse) los telómeros se acortan hasta que eventualmente la célula no puede dividirse más. Y si no podemos producir nuevas células, envejecemos. Se acortan sin importar qué tan bien comamos o qué tan buenos hábitos tengamos.

Pero Bill Andrews fue parte de un equipo de investigación que descubrió un antídoto natural en contra del acortamiento de los telómeros, se trata de una enzima llamada telomerasa.  Esta enzima está presente en nuestras células reproductivas, las cuales nunca envejecen. Así las cosas, el objetivo de Andrews es crear una droga que active los genes que producen la telomerasa en todas las demás células del cuerpo, y por lo tanto detener el envejecimiento!! ... tiempo después Bill descubrió que otra empresa ya producía un "complemento alimenticio" que afirma generar Telomerasa en el organismo humano. Se trata del TA65.

5. La progeria:


La progeria (o el envejecimiento prematuro) parecía confirmar la expectativa sobre la longitud de los telómeros como causa del envejecimiento. Al parecer la progeria tenía relación con tener telómeros muy cortos en el momento de nacer. Pero investigaciones recientes han descubierto que la progeria es causada por una mutación en un gen llamado Lamin A, el cual acelera la producción de la proteina progerin que al parecer genera daños celulares y participa en el envejecimiento humano. Actualmente se empiezan a tratar niños con progeria a base de Rapamycin, una droga utilizada en transplantes de órganos y que suprime el sistema inmune y la acción de esta proteina.

De hecho, el envejecimiento se entiende como la decreciente capacidad de la célula por reparar los daños celulares. ¿Por qué ocurre eso? todavía no hay respuesta.


6. Los genes:


El investigador Nir Barzilai de Colegio de Medicina Albert Einstein estudió una población de personas mayores (centenarios) pertenecientes a la comunidad judia Ashkenazi en Estados Unidos. Si tenemos en cuenta que la probabilidad de vivir hasta los 100 años es solo de una entre diez mil, uno de los objetivos de la investigación fue determinar qué tanto depende el envejecimiento de la herencia genética y qué tanto del estilo de vida. Fue sorpresivo encontrar que aunque aquellos centenarios tenían una fuerte personalidad, ninguno de ellos daba especial importancia a su salud. De hecho, el 30% tenían soprepeso y 30% fumó más de una cajetilla de cigarrillos diaria por al menos 40 años...

En los octegenarios o mayores, se atribuye que el éxito anti-envejecimiento se debe 80% a los genes y el 20% al medio ambiente o estilo de vida. Los seres humanos tenemos 2 millones de marcadores a lo largo del genoma, entre los cuales Nir encontró 3 que parecen estar sobre-representados en la población de centenarios que ha estudiado. Dos de estos genes parecen estar relacionados con el colesterol, de hecho incrementan el colesterol bueno, y el otro gen está relacionado con la prevención de la diabetes. Nir afirma que las personas con este genotipo están protegidas contra el Alzheimer en un 80%. La importancia de descubir estos genes es que enventualmente se puede crear una droga que pueda imitar la acción de aquellos.

7. El poder de la mente: 


En 1979 la investigadora de la Universidad de Hardvard Ellen Langer realizó un experimento en el que participaron voluntarios hombres mayores de 75 años, a quienes se les propuso la idea de "regresar en el tiempo". Es decir, la prueba consistía en vivir en un ambiente que simulaba la sociedad 20 años atrás, es decir, en 1959 cuando ellos eran más jóvenes. El cambio de escenario significó principalmente que este grupo no sería tratado más como dependiente o con el asistencialismo al que habían llegado, sino que sería entregado a su propia autonomía. De hecho, el experimento retó a los participantes a reevaluar qué era posible hacer por sí mismos en la vida cotidiana. Los cambios de hábitos fueron en realidad rupturas de reglas de comportamiento, condicionantes culturales. La pregunta principal era estudiar cómo estos cambios emocionales y comportamentales tenían un impacto en el cuerpo.

La presión sanguínea, agudeza visual, elasticidad, la atención y la audición mejoraron significativamente. Para Ellen Langer cambiar la manera de pensar incide en la manera en la cual envejecemos. A finales de la década de los 70 el trabajo de Ellen abrió una ancha línea de investigaciones en psicología que han estudiado cómo nuestros pensamientos, comportamientos y emociones intervienen en la salud y en el envejecimiento. ¿Pero qué tan profundamente nuestra mente "cambia" nuestro cuerpo? aún no se sabe con exactitud, la pregunta permanece abierta.


Conclusión:


Todo indica a pensar que el siglo XXI y el siglo XXII será el tiempo en el cual se entenderá el envejecimiento. Ya se conocen profundamente muchos factores que participan en la salud a través del tiempo, por lo cual algunos de los investigadores citados anteriormente son muy optimistas y afirman que es cuestión de pocos años para ver drogas muy efectivas para detener el envejecimiento.

Aún resta mucho por investigar pero cada vez más las distintas líneas de investigación encuentran puntos de contacto. Por ejemplo, además de la herencia genética, la manera en la cual pensamos nuestra salud y nuestra imagen sobre nuestra propia vejez, afecta cómo envejecemos. Telómeros y progerin hacen parte de las variables químico-orgánicas que participan en el envejecimiento celular. En fin, el envejecimiento de una persona es un conjunto de sucesos, una reacción que vincula tanto al genotipo como a la personalidad, a las enfermedades como a la emocionalidad. Sin duda, el ser humano está cada vez más cerca de frenar su envejecimiento y muchas sorpresas nos esperan en el futuro a corto y mediano plazo.

Información relacionada: 
Deporte, fuerza y vejez en 10 videos
Supercentenarios: viviendo más de 110 años
Explicación de la restricción calórica para aumentar la longevidad





No hay comentarios:

Publicar un comentario