lunes, 7 de diciembre de 2015

La Generatividad

En la anterior entrada (“Hacia una visión positiva de la vejez”) hablábamos de la nueva necesidad de generar una visión positiva y punteábamos conceptos relacionados con el desarrollo de esta, uno de ellos era el de Generatividad.

la generatividad y una visión positiva de la vejez

Así, describimos generatividad como aquel “interés por guiar y asegurar el bienestar de las nuevas generaciones y por dejar un legado". Supone "creación", "utilidad" y "productividad" como una vía para conseguir satisfacción vital.” Pero ¿A que tipo de acciones se refiere este concepto?, ¿Qué son acciones generativas? A continuación nos adentraremos en este tema.


Toda persona necesita sentirse útil, necesita saber que aporta algo al mundo en el que vive, ya sea de manera individual o en el ámbito social. Lo que pretende la generatividad es por tanto aunar aspectos individuales y sociales para así conseguir unas metas en el desarrollo de la persona que permita conseguir ganancias y beneficios personales en la última etapa de la vida.

El concepto de generatividad nació de la mano de Erik Homberger Erikson y ha sido descrito en sus diferentes facetas de acciones generativas por diversos autores. Estas divisiones nos ayudarán a entender mejor el contexto que supone la generatividad.

Kotre (1984) diferencia entre tres tipos de generatividad:
  • Comunitaria: cuidado de los otros y establecimiento de vínculos con los demás
  • Agéntica: carácter personal y la extensión de la persona a través de acciones de liderazgo, producción y actividad creativa
  • Cultural: interés por trasmitir instrumentos e ideas de una cultura a las siguientes generaciones

Dan McAdams (2001) establece seis elementos que en unión conformarían el proceso de la acción generativa:
  • Deseo por parte de las personas de generar o cuidar de objetos o personas que vayan mas allá de ellos y les sobrevivan.
  • Demanda cultural sobre como las personas han de cuidar y responsabilizarse de las nuevas generaciones.
  • Creación de actitudes favorables hacia el mantenimiento y mejora del cuidado de los otros
  • Establecimiento de objetivos y planes vitales de interés en diferentes conceptos.
  • Puesta en marcha de los comportamientos
  • Narraciones que dan sentido a los esfuerzos generativos

En un inicio, a través de un comportamiento generativo se espera un desarrollo tanto comunitario y social como personal, de crecimiento y madurez en la persona mayor que ayude a la consecución de un estado de satisfacción con la vida.

Ahora bien ¿A qué nos referimos específicamente con estos comportamientos de carácter generativo? Las tres ocupaciones del tiempo en las que principalmente una persona puede llevar a cabo un comportamiento generativo son las siguientes: el trabajo remunerado, el voluntariado y la participación ciudadana y los cuidados a otras personas o el apoyo informal.

El trabajo


Uno de los mayores generadores de productividad y de utilidad en la persona es el trabajo, pero no contamos con este en la vejez, debido a la llegada de la jubilación, lo que puede suponer en la persona un sentimiento de inutilidad difícil de resolver. Ante el proceso de jubilación la persona debe adaptarse a marchas forzadas a ocupar una gran parte del tiempo del día en lo que antes ocupaba trabajando.

Para hacer una similitud en caso por ejemplo de mujeres que han dedicado su vida al cuidado del hogar y los niños este proceso de adaptación a una nueva situación comienza ante el fenómeno del “nido vacío”, el momento en el que los hijos abandonan el hogar. Si bien es cierto que algunos mayores continúan ejerciendo en sus labores, este colectivo aún no se ha desarrollado lo suficiente en consonancia a las nuevas características de la población. Es interesante el papel que puede ofrecer este ámbito en el desarrollo de la generatividad de las personas mayores. La jubilación supone un cambio de roles e incide íntimamente en el sentido de eficacia y la competencia personal de la persona. Fuertemente afectada en este sentido puede verse el sentimiento generativo de la persona por lo que las personas mayores ya jubiladas podrían actuar por ejemplo como formadores de las nuevas generaciones de trabajadores aprovechando su potencial y experiencia a la hora de actuar como mentores.

Es a partir de esta ruptura con las ocupaciones cuando cobra importancia el concepto de generatividad y la mejor manera de conocer qué es lo que exactamente quiere decir esta palabra es hablando de acciones que en personas mayores serían de carácter generativo: el voluntariado y la participación ciudadana o los cuidados a otras personas ya sean de carácter formal o informal.

El voluntariado


El voluntariado está más relacionado con la posibilidad de que las personas mayores realicen acciones generativas. Si bien es un ámbito minoritario actualmente, cada vez son más los mayores que se implican en esta clase de tareas.  La participación cívica es quizás una tarea desarrollada por más mayores y puede ir desde la implicación en asociaciones de vecinos, culturales o religiosas, hasta organizaciones políticas o sindicales. La realización de estas actividades promoverá en la persona mayor una mejor salud física y mayores niveles de bienestar y autoestima. También mediante la participación cívica las personas pueden autodefinirse como mas implicadas en la sociedad y ampliar además la red social.

Los apoyos informales


Por último, y seguramente la acción generativa “más a mano” es la de los apoyos informales. Se refiere a los cuidados ya sea a los nietos u otro miembro de la familia que lo necesite, como pueden ser personas dependientes. El papel de los abuelos en la sociedad actual es muy importante y valorado con los nuevos modelos familiares en los que en la mayoría de los casos tanto la madre como el padre tienen una vida laboral que complementar con la familiar. Así, los abuelos actúan como tabla de salvación cuidando a los nietos los fines de semana, yendo a recogerlos al colegio, llevándolos al médico y al fin y al cabo haciendo el papel de padres, sin la responsabilidad de educarlos, cuando sus propios padres no están.

Todos obtienen beneficios de este tipo de relación de cuidados, los nietos por una parte afianzan una relación con su abuelo al que ven de una manera muy positiva y muy valorada, los padres obtienen el tiempo necesario para seguir manteniendo su vida y además cuentan con la tranquilidad de que sus hijos se encuentran en buenas manos y los abuelos se sienten útiles, más activos, cualificados y responsables, se enriquecen, y mejoran e incluso pueden descubrir nuevas capacidades. Además gozan de mejor salud, se cuidan más y son más felices y evitan la soledad, el aislamiento y los pensamientos negativos.

Este video nos ayuda a pensar en la necesidad de las personas mayores de no sentirse invisibles:



Todo esto nos hace llegar a la conclusión de la importancia de las personas mayores en la sociedad, como un colectivo social que quizás está siendo retirado y olvidado, cuando su aportación, desde la visión positiva de la vejez puede ser muy importante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario