lunes, 22 de febrero de 2016

Alzheimer: enfermedad política. Comentario a un artículo en Le Monde Diplomatique

El Alzheimer se define como una enfermedad neurodegenerativa con alteración de las facultades cognitivas. Se diagnostica a través de dos síntomas, degeneraciones neurofibrilares o placas de beta-amiloides. En el artículo del Mundo Diplomático de febrero 2016 (edición francesa), escrito por Philippe Baqué, se discuten varios aspectos relacionados con el diagnostico, el tratamiento y el cuidado de las personas diagnosticadas con Alzheimer; pero se subraya la gestión política del aumento de las personas mayores, y con ello, de las que padezcan de Alzheimer. Esta entrada es una reseña y un comentario al artículo.


El diagnostico del Alzheimer no es un tema cerrado. Se han visto casos de personas con placas beta-amiloides que no padecían de demencia. Un diagnostico precoz ha aparecido recientemente, pero no parece suficientemente fiable. De momento sirve más para asustar a las personas diagnosticadas precozmente, pero también para venderles tratamientos antes de que empiecen los síntomas.

Podría ser útil si hubiera un tratamiento. Pero no hay. Los tratamientos actuales son muy poco eficaces. La investigación patina, todos los ensayos clínicos son negativos. A pesar de esto, muchos médicos siguen recetando estos tratamientos.

Una fórmula más eficaz para mejorar las condiciones de vida de los pacientes con Alzheimer podría consistir en ofrecer un ambiente de vida de calidad a los pacientes con Alzheimer, en residencias donde hay un soporte humano importante de "ayudantes" formados. Los pacientes necesitan ser estimulados intelectualmente, recibir cuidados apropiados, ser integrados y participar. En estas condiciones, los pacientes viven más saludablemente y más tiempo.

Placas beta-amiloides:
Vienen de la agregación de un péptido (es una proteína corta), la β-amiloide, que proviene de la degradación de una proteína más larga que tiene una función fisiológica en las células. Estos péptidos agregados forman placas beta-amiloides que crecen entre las neuronas y impiden la comunicación entre ellas en el cerebro, lo cual resulta en alteraciones cognitivas.

Pero los planes de ayuda, por ejemplo en Francia, dan más apoyo a la investigación biomédica que a la formación y al número de cuidadores y auxiliares de geriatría. El gobierno francés apoya mucho a la industria farmacéutica en su investigación - incluyendo problemas de conflicto de interés ...

Las residencias son cada vez más costosas y con menos personal. Es más fácil dar un fármaco que cuidar a un paciente en su totalidad. El gobierno francés estuvo a punto de autorizar el reembolso de los tratamientos actuales contra Alzheimer a pesar de su ineficacia - la comisión que realizó el informe a favor de este reembolso estaba constituida por mitad de expertos teniendo conflictos de interés, estando vinculados a laboratorios farmacéuticos. Desde entonces se ha anulado el informe y se ha constituido otra comisión...

El aumento muy rápido del número de personas con Alzheimer constituye un desafío para la sociedad, especialmente en Europa. Aun así, las previsiones podrían ser exageradas, justificando así las inversiones en la investigación para encontrar un tratamiento, o las inversiones en residencias, que son actualmente muy rentables.

Algunas residencias usan un aproximación más humanista y integral, explorando todas las causas de la enfermedad. Los pacientes son considerados como seres humanos, los medicamentos son reducidos al mínimo y el personal recibe formaciones en estrategias de comunicación. La tasa de personal respecto al numero de paciente es de 0,8 (es decir 8 ayudantes para 10 pacientes).


Comentario 

Las previsiones actuales sobre el aumento de Alzheimer son algo alarmistas, y es muy posible que estén exageradas. Pero esto no resta importancia al aumento continuado de esta enfermedad en la población. Hasta ahora no se ha encontrado ningún tratamiento farmacológico eficaz, lo cual subraya aún más la necesidad de llevar una vida sana y activa. Sólo 10% de los casos tienen un origen genético. Mantener la mente alerta, ser activo y tener relaciones sociales, moverse y comer sanamente son factores que ayudan ciertamente a la prevención de la enfermedad. En suma, un envejecimiento activo que se consigue como consecuencia de una vida activa en general, cultivada desde la juventud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario